Chances of Another Foreclosure Crisis? “About Zero Percent.” | Simplifying The Market

Parece haber cierta preocupación de que la recesión económica de 2020 conduzca a otra crisis de ejecuciones hipotecarias como la que experimentamos después del desplome de la vivienda hace poco mas de una década. Sin embargo, esta vez hay una gran diferencia: Un fuerte plan de aplazamiento de pagos.

Durante el desplome de la vivienda de 2006 a 2008, muchos sintieron que los propietarios deberían ser obligados a pagar sus hipotecas a pesar de las dificultades económicas que estaban experimentando. No había empatía por los desafíos que enfrentaban esos hogares. En un artículo del Wall Street Journal en 2009 titulado, “Is Walking Away From Your Mortgage Immoral? (¿Es inmoral abandonar su hipoteca?)  se le pidió a John Courson, Director Ejecutivo de la Asociación de Banqueros Hipotecarios que comentara sobre aquellos que no estaban pagando sus hipotecas. Famosamente dijo:

“¿Qué hay del mensaje que enviarán a su familia y a sus hijos?”

Courson sugirió que las personas que no podían pagar su hipoteca eran malos padres.

¿Cuál fue el resultado de esa falta de empatía? Las ejecuciones hipotecarias escalaron.

Esta vez es diferente. Hubo un entendimiento inmediato de que los propietarios se enfrentaban a un desafío que no era de su propia creación. El gobierno rápidamente salió con un plan de aplazamiento de pagos que alivió la carga financiera que pesaba sobre muchos hogares. El programa permitió a muchos prestatarios suspender sus pagos mensuales hipotecarios hasta que su condición económica mejoró. Era lo correcto.

¿Qué sucederá cuando caduquen los programas de aplazamiento de pagos?

A algunos analistas les preocupa que muchos propietarios no puedan hacer los pagos una vez caduquen sus planes de aplazamiento de pagos. Les preocupa que la situación lleve a una avalancha de ejecuciones hipotecarias.

Los bancos y el gobierno aprendieron de los desafíos que el país experimentó durante el desplome de la vivienda. No quieren una oleada de ejecuciones hipotecarias otra vez. Por esa razón, han puesto en marcha formas alternativas en que los propietarios pueden pagar el dinero adeudado durante un período prolongado.

Otra diferencia importante es que, a diferencia de 2006 a 2008, los propietarios de hoy están sentados en una cantidad récord de plusvalía. Esa plusvalía les permitirá vender sus casas y marcharse con dinero en efectivo en lugar de tener que pasar por una ejecución hipotecaria.

En conclusión,

Las diferencias mencionadas anteriormente serán la razón por la que evitaremos una oleada de ejecuciones hipotecarias como dijo Ivy Zelman, una líder de conceptos de la vivienda muy respetada y CEO de Zelman & Associados:

“La probabilidad de que volvamos a tener una crisis de ejecuciones hipotecarias es de alrededor del cero por ciento”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *