The Many Benefits of Aging in a Community | Simplifying The Market

Hay consuelo en estar cerca de personas que comparten intereses, metas y desafíos en común. Esa comodidad en una comunidad no disminuye con la edad, en realidad se profundiza. Ya sea hablando con orgullo de los nietos o lamentando el hecho de que nuestros ojos no están tan buenos como antes, ayuda estar cerca de personas que no solo entienden lo que estamos diciendo, sino que también sienten la mismas alegrías e inquietudes.

Es por eso que muchos ‘boomers’ están decidiendo mudarse a una comunidad de adultos activos. En la última encuesta ‘55places National Housing Survey, fueron descritos por uno de cada tres personas mayores como una “comunidad social extrovertida de personas con opiniones similares”.

Bill Ness, director ejecutivo y fundador de 55places.com explica:

 “Los ‘baby boomers’ ahora están llegando a la edad en que mudarse a una comunidad de adultos activos es la oportunidad ideal para ellos… Muchos ‘boomers’ ahora quieren reducir el tamaño, experimentar un estilo de vida libre de mantenimiento y buscar mas oportunidades sociales. Es emocionante que haya tantas opciones para los ‘baby boomers’”.

Sin embargo, todavía hay un deseo entre muchos mayores de “envejecer en el hogar”. Según la Guía de recursos para personas mayores, el envejecer en el hogar significa:

 “…que permanecerán en su casa propia durante los últimos años de su vida; no mudarse a un hogar mas pequeño, una vida asistida o una comunidad de jubilados, etc.”

El desafío es que muchas personas de la tercera edad viven en zonas suburbanas o rurales, y eso a menudo requiere conducir distancias significativas para ver amigos o para asistir a otros compromisos sociales. Un informe reciente del Joint Center for Housing Studies de la universidad de Harvard (JCHS por sus siglas en inglés) titulado ‘Housing America’s Older Adults abordo exactamente esta preocupación:

 “La creciente concentración de cabezas de los hogares de más edad en las comunidades aisladas presenta grandes desafíos para los residentes y los proveedores de servicios por igual. Los hogares unifamiliares conforman la mayor parte de las edificaciones existentes en áreas de baja densidad, y los residentes normalmente necesitan estar en capacidad de conducir para hacer mandados, ver a los médicos y socializar”.  

El informe Kiplinger también insinúo sobre este tema:

 “Mientras que la mayoría de las personas mayores dicen que quieren envejecer en el hogar, los estudios muestran que un porcentaje mucho menor de ellos en realidad llegan a lograrlo. El transporte es a menudo un problema; cuando ya no puede conducir, no puede llegar a las citas médicas o a otras salidas”.

Conducir puede no ser un desafío en este momento, pero piense en lo que puede ser conducir en 10, 20 o 30 años mas adelante.

También hay desafíos de salud provocados por una posible falta de socialización cuando se vive en una casa en vez de una comunidad para personas de la tercera edad. Sarah J. Steverson es una autora que escribe sobre personas mayores. En una entrada reciente en el blogUn lugar para mamá’, ella explica:

 “El contacto social tiende a disminuir a medida que envejecemos por razones como la jubilación, la muerte de amigos y familiares, o la falta de movilidad”.

Afortunadamente, la investigación de este mismo artículo sugiere si está pasando tiempo con otros en una comunidad, reduciendo así el impacto de la soledad y el aislamiento, hay menos riesgo de desarrollar presión arterial alta, obesidad, enfermedades del corazón, un sistema inmunológico debilitado, depresión, ansiedad, deterioro cognitivo, enfermedad de Alzheimer, y muerte prematura.

Aunque la familiaridad de nuestro hogar actual puede traer una sensación de calidez, comodidad y conveniencia, es importante entender que permanecer allí puede significar perderse oportunidades cruciales de socialización. Vivir con niños adultos, en una comunidad de jubilados o mudarnos a un centro de vida asistida puede ayudarnos a seguir estando con personas que disfrutamos todos los días.

En conclusión,

“envejecer en el hogar” definitivamente tiene sus ventajas, pero también podría significar estar “atascado en el hogar”. Hay muchos beneficios para la salud derivados de la socialización con una comunidad de personas que comparten intereses comunes. Es importante tener en cuenta la necesidad de interacción humana al tomar una decisión sobre donde pasar los últimos años de la vida.