Housing Market Positioned to Bring Back the Economy | Simplifying The Market

Todas las miradas están puestas en la economía estadounidense. A medida que avanza, también lo hace la economía mundial. Con los estados empezando a reabrir, la pregunta es: ¿Qué sectores de la economía impulsarán su recuperación? Parece que hay un consenso creciente de que el mercado de la vivienda está posicionado para ser la fuerza motriz, el empuje que es necesario.

Algunos pueden cuestionar esa afirmación al mirar hacia atrás en la última recesión de 2008, cuando la vivienda era el ancla de la economía, impidiéndole avanzar. Pero incluso entonces, la economía en general no comenzó a recuperarse hasta que el mercado de bienes raíces comenzó a recuperar su fortaleza. Esta vez, el mercado de la vivienda estaba en gran forma cuando el virus golpeó.

Como explicó recientemente Mark Fleming, Economista principal de First American:

“Muchos todavía llevan las cicatrices de la Gran Recesión y pueden esperar que el mercado de la vivienda siga una trayectoria similar en respuesta al brote del coronavirus. Sin embargo, hay distintas diferencias que indican que el mercado de la vivienda puede seguir un camino muy diferente. Si bien la vivienda lideró la recesión en 2008-2009, esta vez puede estar lista para sacarnos de ella”.

Fleming no es el único economista que cree esto. La semana pasada, el Dr. Frank Nothaft, Economista principal de CoreLogic, (@DrFrankNothaft) tuiteó:

“Durante las primeras 6 décadas después de la Segunda Guerra Mundial, el sector de la vivienda sacó al resto de la economía de cada recesión. Espere que lo haga esta vez también”.

Y, Robert Dietz, Economista principal de la Asociación nacional de constructores de viviendas, en una actualización económica la semana pasada explicó:

“A medida que la economía comienza una recuperación mas adelante en 2020, esperamos que la vivienda desempeñe un papel destacado. La vivienda entra en esta recesión sub-construida, no sobre construida… basado en la demografía y la tasa de vacantes actual, Estados Unidos puede tener un déficit de viviendas hasta de un millón de unidades”.

En conclusión,

Cada vez que se vende una casa tiene un impacto financiero tremendo en las economías locales. A medida que el mercado de bienes raíces continúe su recuperación, actuará como ese fuerte impulso para la economía nacional en general.